La fortaleza Kirk-Kiz

 

La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, UzbekistánLa fortaleza Kirk-Kiz fue construida en los siglos IX-X dC. Se sitúa en la región de Termez, en el pueblo Namuna. Este edificio era la residencia del emir Samánida, al que le encantaba pasar el verano lejos del ajetreo y bullicio de la ciudad y con este fin él construyó esta fortaleza. No se saben los nombres de los arquitectos que de una arcilla común crearon la poesía arquitectónica de la fortaleza, además los molinos del tiempo ya han “molido” la mayor parte del edificio. Pero incluso ahora se pueden ver los fragmentos preservados de preciosa pintura en los arcos.

El nombre poético de la fortaleza “Kirk-Kiz”, que significa “cuarenta chicas”, inspiraba la imaginación de románticos de la época, porque se trataba de la Mujer. Se crearon leyendas sobre el castillo, en cada una de las que se trata de mujeres.

Una de las leyendas cuenta lo siguiente:

Érase una vez en un pueblo una Amazona guapísima. Se llamaba Gauhar. Junto con ella en el castillo vivían otras 39 chicas, que conocían el manejo de la espada con la misma destreza que su jefa militar. En total había cuarenta chicas - “Kirk-Kiz”.

La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, UzbekistánUn día el enemigo se acercó a las murallas de la fortaleza y estalló una batalla cruenta. El asedio de la fortaleza duró cuarenta días y cuarenta noches. Durante todo ese tiempo las hermosas doncellas rechazaban los ataques del enemigo. Muchos enemigos se murieron, pero también muchas amigas de Gauhar cayeron en la lucha. Y al final se quedó ella junto con unas pocas chicas esperando la ayuda.

La ciudadela estaba en fuego, las murallas apenas aguantaban el asedio, los moribundos agonizaban, y todavía nadie aparecía para ayudarlas. Hay que reconocer que eran condiciones difíciles para sobrevivir. Pero nuestra heroína flechaba desesperadamente a los enemigos. No hay nada que no se acabe, y las flechas tampoco. Gauhar, herida de muerte, salió sola de la fortaleza y dijo: “Todas mis compañeras de batalla ya están muertas. ¡Yo quiero luchar contra su caudillo!” En algún momento el casco se cayó de su cabeza ensangrentada y las trenzas se dispersaron por su espalda. “¡Oooh!” - exclamaron de sorpresa los guerreros. El caudillo de los guerreros miró detenidamente a la joven y pensó que le gustaría que los soldados de su ejército fueran tan bravos como Gauhar. La respetó, bajó del caballo, se acercó, le besó la mano, lamentó por haber actuado tan injustamente y gritó: “¡No necesitamos ninguna satisfacción, vamos a casa” Todo el ejército estaba de acuerdo con su caudillo y así se marcharon.

La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, UzbekistánCuando ellos desaparecieron tras el horizonte, Gauhar era feliz, y entonces llegó la ayuda. “¡Por fin! - exclamó la muchacha, y se cayó. - Hemos salvado la ciudad ...”

La segunda leyenda cuenta que una vez en Termez gobernaba un padishah. Tenía cuarenta hijas, y llevaba una vida tranquila sin preocuparse de quehaceres de casa. Y una vez llegó a Termez desde lejos un sabio sufí. Mucha faena tenían los mullás (sacerdotes) de padishah con él, porque ése sabía todos los detalles de la vida de Mahoma y ellos no podían discutir con él. Los mullás de padishah guardaron el rencor y decidieron vengarse de él matando al sabio. Difamaron al sabio ante el padishah: “¡Qué cosas decía este loco! No nos atrevemos a repetirlas.” “Bueno, ¿qué ha pasado?” - les preguntó el padishah tranquilamente, bebiendo té. “Que blasfema nuestra fe” - le han contestado. “¡A quemarlo!” - ordenó el rey, comiendo dulces.

Y así hicieron. Quemaron al sufí y dispersaron las cenizas sobre Amudarya. ¡Qué bienaventurados son los ignorantes! Porque en aquel mismo momento las cuarenta hijas del padishah se bañaban en las aguas de ese río y al beber el cóctel hecho del agua del río mezclado con las cenizas del sabio se quedaron embarazadas. Ah, ¡cómo se enojó el rey! Él mandó construir una fortaleza y con fines educativos encarceló allí a todas sus cuarenta hijas. Al pasar un tiempo necesario éstas dieron a luz al mismo número de hijos. Lo que pasaba luego - de eso la historia no cuenta.

El enorme palacio con anchos corredores que llevan a la sala de recepción, decenas de habitaciones ubicadas por el perímetro, una arquitectura compleja de paredes, bóvedas y cúpulas - todo eso nos convence de que tienen la razón los científicos que afirman que la fortaleza Kirk-Kiz es el museo de la rica maestría increíble de la arquitectura medieval.

Fotos:

La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, Uzbekistán La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, Uzbekistán La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, Uzbekistán La fortaleza Kirk-Kiz. Termez, Uzbekistán

ver todas las fotos »»

© Este material pertenece a la compaňía «Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

«« atrás arriba »»

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?