Parque Nacional Altyn Emel

Museo al aire libre en Kazajistán:
La duna cantante, Montañas blancas de Aktau, el sauce de 700 años

 

Parque Nacional Altyn Emel en KazajistánSi usted es partidario de las actividades al aire libre, el espíritu descubridor y la fuerte sed de aventura no le son ajenos, su camino ciertamente debe llevarlo a Kazajistán, y más bien al Parque Nacional Altyn Emel, en la región de Almatý.

El parque, fue creado en abril de 1996 para preservar unos monumentos naturales únicos, así como especies de plantas y animales raros y en peligro de extinción, es uno de los parques geológicos más inusuales y pintorescos del mundo. La diversidad, los paisajes vírgenes, la riqueza de la fauna y la flora sorprenden incluso a los viajeros más experimentados que, al parecer, son difíciles de sorprender. Con su nombre poético Altyn Emel, traducido del kazajo como "silla de oro", que el parque recibió por la similitud de una de sus crestas montañosas con una silla de montar, la cual a los rayos del sol del sur, cubierta de hierba amarilla,  luce como fundida en oro.

Altyn Emel, ubicada en la depresión de Ili, cubre un área de más de 536 hectáreas. El parque está demarcado en el norte y el oeste por los estribos del Dzungarian Alatau; en el sur está limitado por el embalse de Kapchagay y el río Ili; y en el este, el río Kokterek sirve como límite natural. La violenta actividad volcánica y tectónica que tuvo lugar durante cientos de millones de años en el parque, así como los procesos de erosión crearon su relieve único: gargantas rocosas, montañas de piedra caliza, cañones extraños y rocosas llanuras eólicas.

Parque Nacional Altyn Emel en KazajistánMuchas sorpresas le esperan en las montañas Aktau ubicadas en la parte oriental del parque nacional. «Aktau» en kazajo significa "montaña blanca", pero en realidad las montañas son coloridas. Ellas se formaron a partir de depósitos sedimentarios en diferentes épocas geológicas en el fondo de un enorme lago antiguo, y tienen tonos de blanco, verde, rojo y otros colores. Estos depósitos deben su color brillante a las arcillas y la arenisca, además de estar con varias gemas incrustadas en ellos, como el jaspe, el cuarzo y la cornalina. Caminando por los senderos de Aktau, se dará cuenta de que brillantes artistas ─el agua y el viento─ intervinieron en este esplendor natural, adornando las rocas con intrincados tallados, esculpiendo extraños y estrechos cañones en las montañas. Y en la zona de Aktau, también se guardan innumerables riquezas: los restos de la flora y fauna más antiguas. Es difícil imaginar que rinocerontes gigantes, mastodontes, brontotéridos, cocodrilos, tortugas y otros animales antiguos alguna vez vagaran por aquí.

Otro fenómeno natural que un viajero curioso no solo puede ver sino también oír es la arenosa Duna cantora Aigaykum. Esta duna se encuentra entre las montañas de los Kalkanes mayor y menor. Su aparición es sorprendente, porque no hay arena en ningún lugar cercano. Pero resultó ser que el culpable de todo era el fuerte viento, que había estado levantando los granos de arena de los húmedos bancos  de la rivera del río Ili durante miles de años. El viento arrastra la arena, como en un túnel de viento, en un corredor formado entre las montañas. Luego, cediendo al pie de las montañas, baja los granos de arena, donde permanecen. Este canto de la duna también tiene una explicación: cuando la presión atmosférica cambia o  se produce fricción al caminar por ella, los granos de arena comienzan a moverse. Cuanto más fuerte es el movimiento de la arena, más intenso es el sonido. Todos pueden tocar este instrumento musical natural, siempre  y cuando la arena esté completamente seca. Antes de abandonar esta parte del parque, baje al pie del Kalkan Menor, donde puede calmar su sed en una fuente curativa. Dicen que el viajero y explorador de Asia Central, Shoqan Valijánov, también se detuvo aquí para beber agua y relajarse.

Parque Nacional Altyn Emel en KazajistánTambién hay otro lugar de particular valor. En un pequeño oasis, en el tramo de Kosbastau, en medio de un bosque de turanga (álamo asiático), hay un puesto de control de la guardia forestal, y junto a él crece un árbol enorme: un sauce de 700 años. El tamaño del sauce es impresionante, se necesitan varias personas tomadas de la mano para rodear su tronco. Este árbol se considera sagrado y, según la leyenda, cualquiera que dañe su corteza o rompa una rama incurrirá en problemas. Otra leyenda está asociada con este árbol. En el siglo XII, durante su campaña en Asia Central, Genghis Kan y sus soldados se detuvieron aquí para descansar. Hay muchos lugares en el parque que las leyendas asocian con su nombre. Por ejemplo, según una de ellas, la Duna Cantante  se convirtió en el último refugio de Genghis Kan, y es su alma atribulada la que canta sus canciones.

Esto está lejos de ser todo lo que se puede ver aquí. En el Parque de Altyn Emel, hay muchos más secretos y misterios que se revelarán solo a aquellos que encuentren el deseo y el tiempo para conocer más de cerca este increíble lugar.

© Jatko Y. V., 2019

Fotos:

Parque Nacional Altyn Emel en Kazajistán Parque Nacional Altyn Emel en Kazajistán Parque Nacional Altyn Emel en Kazajistán Parque Nacional Altyn Emel en Kazajistán

ver todas las fotos »»

© Este material pertenece a la compaňía «Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

«« atrás arriba »»

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono * 

Telegram  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:

Inserting your personal data in this form you give your consent to the processing of your personal data



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?