El caravansaray «Tash-Rabat»

El caravansaray Tash-RabatEl caravansaray «Tash-Rabat» - es un monumento único de la arquitectura de la Edad Media que se data en el siglo 15 y es una de las principales curiosidades arqueológicas de Kirguistán, que se ha hecho el símbolo de la arquitectura de montaña Tenir-Too. Está situado en un pintoresco cañón-desfiladero Kara-Koyun (la provincia de Naryn), a 110 km al sur de la ciudad de Naryn, no lejos de la frontera con China, a 3200 metros sobre el nivel del mar.

En aquellos tiempos lejanos cuando por las vías de la Gran Ruta de la seda se desplazaban numerosas caravanas comerciales, la fortaleza Tash-Rabat desempeñaba la función de caravansaray, es decir era como un hotel medieval, posada para mercaderes y viajeros - uno de los insólitos edificios de piedra situado en el valle de un pequeño río Tash-Rabat, en el territorio del Tian-Shan Central. El caravansaray se situaba en la ruta comercial que vinculaba el valle de Chuy y el valle de Fergana con Kashgar.

A los ganaderos y cazadores kirguises les parecía un edificio extraordinario con el que ellos relacionaban sus antiguas leyendas.

A finales del siglo 19 - principios del siglo 20 los cientificos empezaron a investigar Tash-Rabat. Ellos discutían sobre el tiempo de construcción del monumento, determinaban de manera diferente el destino y pertenencia cultural de este conjunto. Algunos pensaban que Tash-Rabat era un caravansaray de la época de la Baja Edad Media, otros consideraban que la edificación era un monasterio cristiano nestoriano, construido en el siglo 10-11.
El caravansaray Tash-RabatEn los años 80 del siglo 20 el Ministerio de la Cultura de Kirguistán restauró este monumento valioso de la herencia histórica y cultural de la república, después de lo cual lo empezaron a mostrar a los turistas extranjeros de diferentes países.

Descripción.
Después de la restauración realizada, Tash-Rabat representa un edificio casi cuadrado en su planificación con los lados de 35,7 y 33,7 metros, se parece a un castillo medieval, totalmente cubierto con el techo horizontal con una cúpula esférica que se alza en la parte oeste del edificio. La fachada principal se sitúa del lado oriental. Es una pared fuerte, alta, hecha de piedra con las torres esquinales y puertas con un portal alto y un arco. A lo largo de la pared oriental del lado exterior está situada la plazoleta de entrada, toda enlosada. Tres otras paredes no tienen puertas ni ventanas. El edificio está incorporado en la ladera de montaña, bajo la cual está construido. Su pared occidental sobresale la cuesta de montaña un poco más de un metro. Las paredes laterales, bajando a lo largo de la cuesta de la terraza montañosa, unen la pared baja del oeste con la pared alta de la fachada situada al este.

Todos los locales situados dentro de las paredes exteriores, están cubiertos con un techo común con una cúpula esférica. Dentro del edificio, desde las puertas situadas en el centro de la pared este hasta la pared oeste, pasa el pasillo central. Él lleva a la sala cuadrada sobre la que se alza una cúpula.

Por dos lados del pasillo y la sala se sitúan diferentes locales: habitaciones rectangulares largas y cuadradas pequeñas. A lo largo de las paredes en algunos locales hay escalones. El suelo en las habitaciones laterales es más bajo que el del pasillo central. En la actualidad en una de las habitaciones laterales se encuentra en la posición inclinada una muela de piedra bastante grande con un agujero pasante de forma cuadrada en el centro. En la parte interior de la cúpula se han conservado los fragmentos de la decoración estilizada vegetal. Como no hay ventanas en la mayor parte de los locales, incluso de día aquí está bastante oscuro, hay pequeñas aberturas situadas por el perímetro de la cúpula y en el techo del edificio.

Alrededor del edificio y en la cuesta de montaña hay un sepulcro. En la superficie se ven los cubrimientos de piedra, unas losas separadas y terraplenes de tierra. Sobre algunas tumbas se ven las huellas de excavaciones recientes. El caravansaray Tash-RabatPor lo visto, la población de los alrededores continuaba enterrar a los muertos y después de que la construcción dejara de funcionar. Hay datos que en este cementerio enterraban a los conterráneos de Dunhuang, que emigraban de Kashgar al Imperio Ruso a finales del siglo 19.

Aunque el aspecto de Tash-Rabat testimonia que él fue construido en las tradiciones de la arquitectura medieval de Asia Central, la singularidad de su construcción hizo que los investigadores pensaran en diferentes fines de esta construcción. La mayoría de ellos consideraba que servía de caravansaray, es que el edificio está situado en un desfiladero, por el que pasa el sendero montañoso que lleva de At-Bashi a Kashgar, y por el podían pasar las caravanas comerciales, además el planeo de las paredes con las torres y las puertas del portal es característico para muchos caravansarays medievales de Ásia Central. Bajo la fortaleza hasta ahora se ha conservado la multitud de pasos subterráneos, las salidas secretas de todo género y las cárceles (zindán). Durante siglos se usaban como los amparos para refugiados y eremitas, el lugar de estudio de religión. Sin embargo este edificio no tiene patio interior, donde habitualmente durante el descanso los viajeros-comerciantes descargaban e instalaban sus bestias de carga. Por eso algunos científicos pensaban que Tash-Rabat no era caravansaray sino monasterio nestoriano construido en un desfiladero alejado de los heterodoxos. Pero durante las excavaciones no encontraron ningún objeto de culto cristiano que testimoniara en beneficio de tal suposición. En el cementerio alrededor de Tash-Rabat no había tumbas con lápidas memoriales nestorianas, parecidas a las que se han conservado sobre los sepulcros cristianos medievales en el valle de Chuy. Para resolver en los círculos científicos una cuestión tan discutible es necesario continuar la investigación de este monumento interesante.

La historia de la construcción de Tash-Rabat.
Las formas arquitectónicas expresivas, el planeo regular y la mampostería de las paredes testimonian la maestría hábil de los constructores, que han creado esta construcción multifuncional.

Pues, hablando sobre sus constructores. La historia de la creación de Tash-Rabat es un poco contradictoria. Según los documentos fue construido por la orden del gobernador local Muhammed-kan. El caravansaray Tash-RabatSin embargo los ancianos afirman lo siguiente: «Tash-Rabat fue construido por el padre y el hijo. Cuando ya terminaban la construcción y se quedaba sólo poner la última piedra en la cúpula, vieron una caravana que se acercaba. El hijo dejó de trabajar y decidió averigüar qué tipo de personas iban allí. «Espera, - ha dicho el padre, - primero vamos a acabar el trabajo».
Pero el hijo no lo obedeció, se fue y no regresó. Como se supo después, con la caravana iba una joven hermosa. Y Tash-Rabat hasta ahora se ha quedado sin techo…».

Como ya habéis comprendido, este monumento arquitectónico es la construcción construida de piedra más grande de la arquitectura de Asia Central. Perdido entre la naturaleza prístina, a una gran distancia de lugares poblados, Tash-Rabat tiene un aspecto severo, monumental e inaccesible. Con todo eso, Tash-Rabat continúa atraer la atención de los turistas. Además desde aquí se puede realizar una ruta fascinante a lomos de caballo a través del paso montañoso hasta el lago alpino Chatyr-Kul. Y nuestra compañía con mucho gusto le ayudará en esto.

Fotos:

ver todas las fotos »»

© Este material pertenece a la compaňía «Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

«« atrás arriba »»

Otras curiosidades de Kirguistán: En qué viaje se puede ver el caravansaray «Tash-Rabat»:

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?