Navruz - el Año Nuevo según el calendario de la Naturaleza

 

¿Y quién ha inventado festejar el Año Nuevo a mediados del período más frío y oscuro, cuando la Naturaleza y todo de alrededor ya se ha dormido en silenciosa oscuridad invernal? ¿Cuál es la diferencia entre el día el 1 de enero y el día 31 de diciembre? Parece que el ser humano ha decidido celebrar el Año Nuevo en pleno invierno para distraerse y no dormirse. Parece que por eso Julio César en 46 adC encontró razones convenientes y declaró el 1 de enero como el principio del Año Nuevo - en honor del dios de las puertas, los comienzos y los finales - Jano (de aquí proviene el nombre del mes - enero), al que representaban con dos caras: una miraba adelante, y otra - atrás.

Bueno, ¿y la Naturaleza qué tiene que ver con eso? La naturaleza no tiene que inventar nada especial, ella ha ubicado todas las “fiestas” en puntos especiales del círculo Anual - los puntos de la Fuerza, cuando el Sol, la Luna y toda la naturaleza tienen las cualidades especiales. Y la Naturaleza “se despierta” completamente de forma natural el día del equinoccio de verano, cuando el día es igual a la noche y con cada giro ulterior reconquista algunos minutos en beneficio de la luz. El día del equinoccio de verano es el día, cuando acaba el invierno, nace el Sol nuevo y se despierta la Tierra (no en vano el día de la Tierra se celebra el 21 de marzo). Es el día de nuevo calor y luz, el triunfo de la vida sobre la oscuridad, cuando cambia el ritmo biológico del planeta y comienza la renovación de la naturaleza.

Es lógico que en muchas culturas del mundo la fiesta del Sol, calor, luz y la renovación se celebre el día del equinoccio de verano según el calendario astronómico solar. Por ejemplo, el 21 de marzo en la Antigua Rusia pagana solían saludar al Sol Nuevo (e.d. la Vida Nueva, el Año Nuevo) con su copia en miniatura: ¡con el crepe amarillo, redondo y caliente! Ahora la fiesta de las Carnestolendas todavía existe, pero bajo la influencia del cristianismo se ha movido en la fecha y se ha convertido en “la despedida del invierno”, aunque antes era la fiesta del año Nuevo de pleno valor.

Pero los pueblos iranís y túrquicos, a pesar del dominio del Islam, han podido conservar la fiesta preislámica de la primavera y del Año Nuevo - Navruz (del persa “día nuevo”). Las orígenes de la fiesta de Navruz se remontan a la época cuando la humanidad todavía no sabía escribir, cuando entre los agricultores sólo empezaba a surgir el culto del Sol. El status de la fiesta oficial Navruz adquirió en el Imperio Aqueménida aproximadamente en los años 648-330 adC, se celebraba como una de las fiestas religiosas del zoroastrismo.

En la actualidad Navruz se celebra ampliamente como el comienzo del Año Nuevo en Irán y Afganistán, como la fiesta estatal - en Tayikistán, Uzbekistán, Kirguistán, Kazajstán, Turkmenistán, Azerbayán, la Albania, el Kurdistán Iraquí, India, Macedonia, Turquía; también en el sur de Rusia: en Tatarstán, Bashkortostán.

Las tradiciones de la celebración de Navruz prácticamente no han cambiado durante toda su historia multisecular. La gente de antemano se prepara escrupulosamente para la fiesta: hacen la limpieza general en casas, patios y calles, lavan obligatoriamente toda la ropa que tienen, pagan sus deudas. En vísperas de Navruz antes de la puesta del Sol hay que acabar todos los quehaceres preparativos: la preparación de los platos de fiesta, la limpieza de vivienda y la decoración de habitaciones con las ramas florecientes de árboles.

El día más importante de la fiesta es el primer día, el 21 de marzo. Este día suelen poner la mesa de fiesta y agasajar a todos los conocidos, vecinos y cualquier persona con los manjares “del Año Nuevo”, los platos principales son halisa y sumalyak (se preparan sólo una vez al año - en Navruz). Halisa se prepara de siete tipos de cereales con la adición de carne, y todo se cocina hasta que se convierta en una masa homogénea. Y sumalyak se prepara de los granos brotados de trigo con la adición de harina y azúcar. Comienzan a preparar estos platos difíciles en vísperas de la fiesta. Todas las mujeres de familias grandes, comunidades (en la actualidad - vecinas) se reúnen alrededor de peroles grandes sobre el fuego de leña y toda la noche por turno revuelven el plato para que no se queme. A menudo en el fondo del perol ponen el puñado de piedras pequeñas, pero no en calidad de condimento, sino para que este espeso plato ritual no se queme y se desmenuce mejor. Se considera que si alguien encuentra casualmente una piedra “feliz”, sin duda tendrá suerte todo el Año Nuevo. Para que el laborioso y largo proceso de preparación cerca de la hoguera no se convierta en una obligación fatigosa, lo acompañan con la música, canciones y bailes, comenzando de esta manera la celebración alegre del Día Nuevo. Y por la mañana cada mujer se llevará consigo a casa un poco de sumalyak preparado.

El rito tradicional de Navruz es la composición de haft sin. En la mesa deben haber siete (haft) productos, los nombres de los que comienzan de la letra “sin” del alfabeto persa: semillas de ruda - sipand, manzana - seb, huesos negros - siahdane, aceituna salvaje - sandjid, vinagre - sirke, ajo - sir y grano brotado - sabzi.

En Navruz la mesa de fiesta se decora obligatoriamente con los platos que simbolizan el renacimiento y la vida nueva: los granos brotados de trigo, huevos duros, un vaso de agua con pez vivo. Además, sin falta se sirven el plov, shurpa, cordero cocido y kok-samsa (empanadillas con el relleno de verdura nueva). Y en general, cuanto más platos y golosinas diferentes haya sobre la mesa de fiesta, más feliz y fértil será el año que viene.

Los siguientes trece días de fiesta suelen visitar uno a otro, visitar a los vecinos y los parientes de edad avanzada, organizar alegres fiestas populares, mercados festivos y competiciones deportivas, también plantar los árboles nuevos y comenzar los trabajos de campo. Siguiendo el antiguo rito el miembro más viejo y más respetado de la comunidad hace el primer surco del Año Nuevo. Estos días hay que recibir la bendición de los mayores, de los padres y de los instructores. Se considera que la persona pasará todo el año que viene así como celebre los días de la fiesta de Navruz. Además, el pueblo recuerda una antigua leyenda más: los días de Navruz a la tierra bajan los ángeles, que traen a la gente el bien y la prosperidad, pero entran sólo en aquella casa donde reina paz y acuerdo. Precisamente por eso la gente trata de perdonar las deudas, se olvidan de la enemistad y las ofensas. Como dice una leyenda popular, es muy importante quién será el primer huésped en la casa: el primer día del Año Nuevo todos esperan a una persona buena y honesta que trae buena noticia y suerte.

No está claro hasta el final: ¿es Navruz que influye así, o es el Sol que por fin recobra sus fuerzas?, pero estos días la gente se hace realmente mejor, cada alma se dirige a sus auténticas raíces, a la naturaleza y cada hierbecita verde y bicho que aparece alegra el corazón, es decir - cada uno con todo el alma quiere su vida y aquella nueva que brota alrededor.
¿Acaso no es magia?

todos artículos y publicaciones »»

© Este material pertenece a la compaňía "Central Asia Travel".
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

atrás

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?