Murghab

El pueblo de montaña más alto de Asia Central

 

El pueblo de Murghab (3600 m) se encuentra en la meseta de Murghab, en lo profundo de las montañas del Pamir en Tayikistán. El esplendor natural que rodea la ciudad es impresionante, y el aire que fluye hacia el cuerpo es tan fragante y embriagador como si se preparara por separado en un lugar oculto al ojo humano, y luego se vierte en los alrededores. El único inconveniente de dicho aire es que una persona no adaptada a las altas montañas puede sentir molestias (falta de aliento, falta de oxígeno) al caminar rápido. Esto no es sorprendente, porque Murghab se encuentra a una altitud de más de tres kilómetros y medio sobre el nivel del mar, lo que lo convierte en una ciudad única no solo en Tayikistán, sino en toda la CEI.

La capital del Pamir Oriental, como también se le llama a Murghab, así como muchos asentamientos ubicados en los lugares más remotos, apareció gracias a los guardias fronterizos. Murghab fue fundada a fines del siglo XIX. como el puesto del Pamir del Imperio ruso, aquí pasa la famosa Carretera del Pamirque conecta Tayikistán con Kirguistán, Afganistán y China.

Hoy, Murghab es el mejor trampolín desde el cual se recomienda comenzar a explorar las montañas del Pamir. Cualquiera que ya haya llegado a esta ciudad desecha todas las dudas sobre la elección de la ruta tomada. Los empinados acantilados a un lado del camino y el rumor de un arroyo de montaña al otro penetran profundamente en el alma, como los sonidos de una pandereta chamánica, obligando a vibrar a esas cuerdas del alma que son responsables de la misma llamada de los antepasados. Es imposible luchar contra esta llamada, suprime todos los hábitos de un habitante de ciudad y le alienta que haga un descubrimiento total, de un sol deslumbrante y viento en el rostro. Las montañas escarpadas con casquetes grises de glaciares a su alrededor parecen desafiar a la persona, y esta quiere aceptar este desafío ineludible, quiere luchar y demostrar que la capacidad de existir en la naturaleza no ha desaparecido.

El clima en Murghab se caracteriza por diferencias significativas: la temperatura en invierno puede descender a -50 ° C, y en verano elevarse a + 40 ° C. Aquí prevalecen vientos constantes, y una nube de tormenta o nube de nieve puede descender en cualquier momento. A pesar de las duras condiciones climáticas, unas 4.000 personas viven en Murghab. Estos son principalmente de etnia kirguisa, pero viven en viviendas más típicas de tayikos.

En Murghab hay casas de huéspedes, cafeterías, así como un bazar y tiendas de artesanías donde puedes comprar artículos únicos hechos por la gente del Pamir: alfombras hechas a mano, sombreros tradicionales kirguises (kalpak), bolsos, bordados nacionales y otros recuerdos.

En el extremo sur de la ciudad se encuentra la entrada al desfiladero, donde después de 45 kilómetros a lo largo del camino de tierra se puede llegar a las aguas termales de Madian. El descanso recibido en esos baños, actúa como si llenara el cuerpo con fuerza vital, restaura el deseo de luchar por algo grandioso y vivir más vivazmente. Una comida en una yurta real permanecerá para siempre en tu memoria.

Una impresión indeleble quedará también al conocer el Lago Karakul, ubicado a 130 kilómetros de Murghab, a esa belleza que, al parecer, se puede pasar una eternidad admirando. No parece  menos magnífico el Lago Sarez, que solo se puede alcanzar alejándose de Murghab, como en el caso de Karakul, 130 kilómetros, pero en la dirección opuesta. Al mirarlo, uno tiene la impresión de que una vez la Tierra decidió saciar al Cielo y le entregó un enorme cuenco de piedra con agua limpia. No se sabe por qué se rechazó la ofrenda, pero la copa permaneció levantada en la mano de piedra del gran Pamir.

Los sentimientos despertados por Murghab y sus paisajes no desaparecen incluso después de regresar a casa: continúan viviendo en el alma y brindan un apoyo significativo en el desempeño de las actividades cotidianas, ayudan a darse cuenta de la propia naturaleza y a verse a sí mismos, a las personas que lo rodean y al mundo entero desde un ángulo diferente.

La gente va a algunos lugares para admirar los reflejos de la arquitectura antigua u otros monumentos de la antigüedad, a un lugar donde puedes contemplar durante horas los impresionantes rascacielos modernos, las ciudades con docenas de museos interesantes son un punto aparte. Pero si hay un anhelo en tu alma por obras maestras que no fueron creadas por el genio humano, entonces el Murghab de la alta montaña es exactamente lo que necesitas.

© Este material pertenece a la compaňía «Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

«« atrás arriba »»

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono * 

Telegram  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:

Inserting your personal data in this form you give your consent to the processing of your personal data



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?