Bazar Chorsu

El corazón de la antigua ciudad de Tashkent

 

El antiguo bazar “Eski Juva” (“Torre Vieja”), más conocido como “Chorsu” (Chor-su - “cuatro caminos” o “cuatro arroyos”) y situado en el casco antiguo de la ciudad, en la intersección de cuatro calles comerciales, durante todo el año impresiona con su mercancía colorida y estructura arquitectónica, el efluvio de antigüedad y la cultura popular. Se puede llamarlo uno de los más antiguos bazares de Tashkent, e incluso de toda el Asia Central en general, porque se le conocía ya en la Edad Media y tenía mucha importancia en las rutas comerciales de la Gran Ruta de la Seda. Imagínese que va por el bullicioso bazar, por los mismos caminos y filas comerciales, donde hace unos siglos había mercaderes, camellos altos cargados de mercancías traídas desde lejos, vendedores -tenderos, artesanos de diferentes oficios y gente común - compradores. El moderno bazar Chorsu, por supuesto, se ha restaurado capitalmente, se han construido muchas filas comerciales y tiendas nuevas, pero a pesar de esto, todavía tiene un auténtico atractivo fascinante del Oriente.

Además, este mercado es de especial interés porque se encuentra en el mismo corazón del conjunto histórico y arquitectónico que data de los siglos XVI - XVIII - son la madrasa de Kukeldash y de Khodja Ahrar, mezquita Jami (de viernes). A partir de las crónicas de los viajeros de siglos pasados se sabe que en el bazar principal de Tashkent había un montón de filas comerciales, tiendas pequeñas, baños, caravasares, casas de té y otros locales. Ya en aquel tiempo Chorsu representaba una ciudad comercial.

Las mercancías en el moderno bazar Chorsu están distribuidas de la siguiente manera: 1) productos, 2) filas de artesanía, y 3) ropa. Las dos primeras partes son de particular interés, se encuentran bajo los grandes pabellones cubiertos, la mayor parte de los cuales está coronada con cúpulas azules de tipo oriental. En el centro se encuentra la cúpula principal, que es la más grande, por su tamaño y forma se asemeja a la cúpula del circo (que, a propósito, se encuentra en la misma zona de Tashkent). Alrededor hay numerosas filas con frutas y verduras, así como con artículos de uso doméstico.

Los productos también están distribuidos por secciones. Por ejemplo hay departamento donde se venden sólo los productos lácteos. En general es katyk (leche agria, yogur), requesón, y curt (curut). Curt es el famoso “plato” oriental. Normalmente, son bolas blancas de cuajada seca de diferentes tamaños (radio de 1,5 - 4 cm o más). Pero hay otras formas: rombos, dados, “dedos”. Se hace de syuzma (una de las étapas en la producción del requesón) con adición abundante de sal. También hay curt de color rosa - con la adición de pimiento rojo, y de color marrón - ahumado. Curt es muy nutritivo y, aunque suene extraño, calma bien la sed en la época calurosa. Desde hace mucho tiempo los nómadas, comerciantes y peregrinos lo llevaban consigo durante sus viajes, porque conserva bien el sabor y no se estropea durante mucho tiempo.

Luego siguen las filas con frutos secos y dulces orientales, y no sabes donde poner los ojos, y quieres probar de todo: navat, parvarda, cacahuetes garrapiñados, pasas de diferentes colores (uvas secas sin semilla), pasas con semillas, orejones, nueces en orejones, almendras, avellanas, pistachos, pipas de albaricoque saladas... El dulce uzbeko más famoso es el navat, hecho de jarabe concentrado de azúcar, que durante la cocción se cristaliza. A primera vista, se puede pensar que se trata de los grandes cristales de piedras preciosas, en las múltiples facetas de las que se irisan los rayos del sol. El navat puede ser de varios colores, desde blanquecino hasta amarillo pálido y marrón oscuro (depende del tiempo de cocción).

Las aromas de especias le mostrarán el camino a las filas imprescindibles para cualquier mercado, y que le dan un especial aroma oriental - son las filas de especias. Las dunas de canela y nuez moscada, el azafrán y el cardamomo, la pimienta roja y negra, clavo y comino, coriandro (semillas de cilantro), cúrcuma y tomate seco triturado... Se puede tocar y olerlo todo, eligiendo lo mejor para sus futuros platos.

Muy cerca se encuentra la fila tradicional de comida preparada, donde se puede tomar una taza de té verde caliente y degustar platos nacionales. Cuando estás allí, es imposible pasar sin parar y probar, por ejemplo, samsa caliente, recién hecha, que acaban de sacar del tandyr o brochetas, del olor de que en seguida se te hace la boca agua, a pesar de que hayas comido recientemente. O, tal vez, ¿te apetece probar el verdadero pilaf uzbeko, que preparan en los grandes peroles al lado de los pinchos?

Después de una buena comida, se puede seguir caminando por el mercado - nos esperan las filas de artesanía. Aquí mismo se fabrican y se venden diferentes joyas y recuerdos, bordados suzane y vajilla nacional (fuentes, juegos de té, tazones), y muchas cosas más. En las filas de alfombras se puede detenerse por mucho tiempo, mirando los complicados diseños en las alfombras de Samarkanda, Bujara y Jiva. Son muy interesantes las tiendas de instrumentos musicales de Uzbekistán: karnay (instrumentos de viento, hecho de cobre, en forma de un tubo largo), surnay (zurna - flauta de fiesta, instrumento músical de viento), doira (instrumento de percusión parecido a pandereta), dombra (instrumento musical con dos cuerdas con un cuerpo grande en forma de pera), zhang (brazalete con cascabeles) y otros. Cada maestro con mucho gusto le informará acerca de su oficio, por ejemplo, la cantidad de tiempo que tarda en fabricar una dombra, de qué y cómo la hacen. Muy cerca se encuentran las tiendas, donde producen y venden baúles y estuches pintados, cunas nacionales - beshik. También en esta parte del mercado hay un taller de forja real, donde delante de ustedes van a forjar cuchillos. Si pasar un poco en el fondo de las filas de artesanía se puede entrar en un edificio muy interesante, que fue construido hace varios siglos. Allí trabaja un eminente maestro - calderero, que hace diseños muy bonitos en jarras y bandejas de metal (nota del autor: como es la obra hecha a mano y producida por el eminente maestro, para sacarla de la República de Uzbekistán hay que tener un permiso especial, por eso antes de comprar algo, asegúrese de que este producto esté permitido para la exportación).

En el departamento de ropa se vende ropa europea y nacional, así como telas de muchos colores y kurpachi (colchones tradicionales de algodón). La ropa nacional (chapan, vestidos de khan-atlas, etc) y gorritos (casquetes orientales, turbantes) son muy vivos y pintorescos. Cada color y ornamento tiene su significado. Por ejemplo, por el casquete se puede identificar de donde proviene la gente, y por qué razón se ha puesto este casquete.

Al visitar el bazar Chorsu, usted verá no sólo dones de la naturaleza del soleado Uzbekistán, sino también podrá aprender un montón de interesantes detalles etnográficos de la vida cotidiana de los pueblos indígenas. En conclusión sólo podemos añadir que en cualquier bazar se suele regatear, los precios se dicen tomando en cuenta el descuento que se obtenga durante el regateo. Esta tradición apasionada ha convertido el regateo en un arte verdadero, que se perfeccionaba en bazares a lo largo de los siglos.

Se puede llegar al bazar Chorsu desde cualquier punto de la ciudad - en autobuses, minibuses y taxis. También se puede llegar en el metro de Tashkent, bajar en la estación del mismo nombre “Chorsu”, las dos salidas le llevarán directamente al bullicioso bazar.

 

Nadejda Savitskaya

 

© Este material pertenece a la compaňía «Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

atrás arriba

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?