El vestido nacional uzbeco

Se dicen: “Que bien vestido, bien recibido, pero la mejor pieza es una buena cabeza”. Es verdad, el vestido es lo primero a que prestamos atención al encontrarnos con una persona. Si uno está vestido con gusto, si le queda bien, sin dudar eso hace buena impresión al otro. Como se sabe, la primera impresión es la más fuerte. En todos los tiempos cada uno quería y quiere vestirse bonito. Aunque las mujeres de Oriente –recogidas decoraban su paranjá que había creada para encubrir la figura de mujer.
Aunque el vestido nacional de Uzbekistán desarollaba en el curso de la ropa de Oriente tiene sus razgos originales e incomparables. La palabra “bata” (oriental) es conocida en Oeste aun desde los tiempos de la incursión de mongoles, además esta palabra entró al lexicón de muchos pueblos.
La camisa tradicional era un vestido de cada día de hombres – “kuylak” que primeramente era más bajo de las rodillas, y después la cortaron hasta las corderas. El cuello de camisa tenía dos modelos. En el primero, a un corte largo vertical cosían un cuello. Las camisas de otro modelo tenían un corte horizontal, de hombro a hombro. Los hombres de las regiones de Tashkent y Ferganá solían llevar unas camisas sin botones – “yajták”. Las cosían de la tela de algodón y las llevaban los jóvenes como los ancianos también. Los bordes del cuello orlaban con una cinta “dzhiyak”.
La prenda del traje de hombre más sencillo eran los pantalones “ishtón”. Eran cerrados, no tenían los bolsillos, ni botones ni cortes, arriba eran anchos y hacia abajo estrechaban hasta los tobillos.
La bata de hombres, o también la llaman “chapán” tiene un corte igual para cualquier edad lo que testimonia de su antiguedad. Según las estaciones del aňo cosían los chapanes sin forro, con un forro fino y enguatado. Por dos lados de los faldones hacían unos cortes verticales para un paso ancho. El cuello, los faldones, el dobladillo y los bordes de las mangas ribeteaban de una cinta trenzada y en la pechera cosían dos cordones.
El coser del oro, que decoraba los vestidos del emir y nobleza de Bujará era una parte muy importante en el menester de ciudad. Las más populares batas eran del coser de oro, las que el soberano solía donar a sus favoritos. El bordado de oro se hacía por la seda y terciopelo, y el ornamento del coser casi siempre era vegetal (es decir de unos ornamentos como los vegetales), raramente geométrico. Antaňo sólo los hombres se dedicaban a los artes de coser de oro en Bujará. Con hilos de oro bordaban no sólo las batas sino las tubeteicas (bonete oriental), calzado también. Hoy en día la bata de coser de oro – zarchapón, el turbante del brocado de oro y plateados se hicieron unos detalles indispensables del traje de boda de hombres.
Un atributo habitual del vestido nacional de hombres es el “kushak-bel’bog” (cinturón) que es un paňuelo cuadrado de la tela de algodón y seda, que dobla en forma de angulo. Los hombres solían llevar el vestido oscuro, pero preferían que el bel’bog fuera de colores vivos que anudaban alrededor de la cintura. Los cinturones de terciopelo o bordados se consederaban más elegantes para el traje de ceremonia, con unas hebillas o broche plateados de dibujos.
El gorro “kuloj” o “tubeteica-dupli” completaba el traje de hombre. La verdad, Islam creó esta costumbre llevar la tubeteica, porque en Islam estaba prohibido salir de casa con la cabeza descubierta. La más popular tubeteica de hombres de valle de Ferganá tiene un aspecto serio, sencillo pero al mismo tiempo muy decorativo. Una peculiaridad que la caracteriza es un ornamento de hilos blancos con un ornamento de forma de los pimientos “kalampir” en un fondo negro, y por el borde en ala están bordados dieciseis arcos de dibujos. Cada hombre se pone la tubeteica cuando va a la mezquita, funerales o boda. Hasta ahora en Tashkent son muy populares las tubeteicas de hombres de tela de terciopelo o algodón de verde oscuro, azul o negro. Los de Khorezm prefieren los gorros- papajas de corderillo.
El vestido más antiguo y tradicional de mujeres uzbecas son los vestidos “kuylak” o los zaragüelles “lozim”. Los vestidos eran en forma de tuníca, largos hasta tobillos, rectos, a veces ampliaban bajo. En los oasis de Bujará y Samarcanda los cuellos de vestidos tienen un cortado vertical, y decoraban con bordados de cinta de coser de oro. Las mangas eran rectas y largas que cubrían las manos. Más tarde, en el fin del siglo XIX, aparecieron los vestidos con canesú pegado y con cuello alto y mangas con puňo. Hasta ahora estos vestidos de conocido “jan-atlas” (una tela de ornamento nacional) o seda de colores vivos son principales del traje nacional.
Los zaraguelles eran como una prenda importante del vestido de mujeres, que llevan desde el niňez hasta la muerte. Los pantalones eran anchos arriba y de las rodillas se hacían más estrechos. En el pasado cosían unos pantalones largos hasta los talones. La parte inferior de los pantalones bordaba con una cinta que se terminaba de borlas.
El cuello de bata de mujer era bastante abierto y ancho, sus bordes casi no se llegaban. Las mangas eran más cortas que en las batas de hombres, pero más amplias.
De antaňo las mujeres gastaban la bata “tun chapán”. Las batas “tun chapán” tenían el mismo corte como tenían las batas de hombres. Pero las de mujeres eran más estrechos que “mursak”, con unas mangas largas. En la segunda parte del siglo XIX se apareció el kamzol. Es una bata un poco ajustada con unas mangas cortas y estrechas, con una sisa recortada y cuello vuelto. En aquel mismo tiempo comenzaron a aparecer las chaquetas sin mangas cortas como “nimcha”.
Las mujeres uzbecas gastaban los paňuelos para cubrir la cabeza. En los días cotidianos se cubrían con un paňuelo de muselina blanca, a veces decorado con bordados. Las mujeres más acomodadas llevaban los paňuelos bordados en seda o hilo de oro, las tubeteicas “dupli”. Saliendo de la casa la mujer uzbeca se cubría la cabeza con “mursak” o bata de hombre.
Desde el medio del siglo XIX la paranjá se hizo la ropa de mujer tradicional. Es una bata modificada grande y ancha. La mujer cubría la cabeza con cuello que era grande para esconder su figura de las vistas extraňas. Así las mangas no eran necesarias, primer tiempo las arrojaban detrás de la espalda, y después las comenzaron a juntar cosiendo hasta que se hicieron falsos. A la paranjá convenía un “chachván” – es una red restángula espesa de pelo de caballo negro que cubría la cara de mujer. Las mujeres de todas edades debían poner la paranjá cuando salían de casa. Hasta las niňas que llegaron a la madurez (en Islam la madurez cumple en 9 aňos) ya tenían que poner la paranjá.
En Uzbekistán la paranjá no se gastaba en todas partes. Normalmente la usaban como la ropa de ciudad y sólo de vez en cuando la llevaban las mujeres acomodadas de los kishlaks (“kishlak” – es un pueblo típico). En los 20 del siglo pasado cuando el Poder Soviético comenzó a luchar con las “superviviencias de feudal”, poco a poco la paranjá cayó en desuso. Sólo las mujeres mayores seguían la antigua costumbre.
Para completar el vestido las mujeres uzbecas siempre tenían diferentes joyas de oro o plato. Los anillos con unas brillantes piedras o pulseras, los pendientes “kashgar-boldak” con un arco pequeňo como un anillo fino o los pendientes con suspensiones como unas cupulitas que eran el verdadero arte de joyería. El cuello decoraban con un collar de coral o de monedas. Singularmente eran hermosos los adornos de frente “bagrak”. Eran como unas rayas unidas con unos cuadrados pequeňos de plato con la turquesa y tillya-kosh. Tillya-kosh es un kokóshnik (kokóshnik es un antiguo tocado de la mujer) alto, la parte inferior de lo cual repetía la forma de las cejas de mujer.
Los trajes nacionales es una parte de magníficas tradiciones culturales del pueblo uzbeco, sus rituales, costumbres, el modo de vida y profundos raíces de historia. La ropa actual de los uzbecos es muy variada. Los jóvenes de ciudad suelen llevar la ropa de estilo europeo. Los ancianos, especialmente las mujeres de las regiones de pueblo, guardan sus antiguas costumbres y llevan la ropa tradicional. Seguramente la ropa nacional estará enriqueciéndose en el futuro. Tendrá algunos nuevos rasgos pero al mismo tiempo guardará las tradiciones nacionales.

© Este material pertenece a la compaňía "Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material sólo con permiso del autor.

atrás

Enlaces útiles:

 

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?