Isfaján


Isfaján no es simplemente una ciudad de Irán, sino es la mitad del mundo.
Isfaján está situado a 340 km de Teherán, a la orilla del río Zayende-Rud. La ciudad es el centro administrativo de la provincia del mismo nombre, y la tercera ciudad más grande después de Teherán y Mashhad. Aquí vive más de medio millón de personas. Esta ciudad es una de las regiones más atractivas para la visita de turistas de muchos países del mundo. Aquí hay una cantidad enorme de los monumentos de arquitectura, que sorprenden con su magnificencia, refinamiento y singularidad. Aquí todo evidencia que antes, hace mucho tiempo Isfaján era la capital de un imperio enorme, y eso se remonta a la gobernación del Sha Abbas I el Grande de la dinastía Safávida, en aquel entonces la ciudad de Isfaján era su lugar predilecto. Precisamente por eso él comenzó a construir la ciudad en aquel estilo, que prefería ver y esta contribución del sha resultó muy significativa para toda la historia posterior de la ciudad.

Geografía.
Isfaján está situado en el valle del río Zayende-Rud, a los pies de las montañas Zagros. El clima de la ciudad es relativamente moderado, las temporadas cambian así como es debido. Puesto que a 90 km al norte de Isfaján no hay ningunas barreras montañosas, los vientos del norte soplan de aquella dirección. La ciudad se sitúa en las rutas principales que atraviesan Irán del norte al sur y del oeste al este. Isfaján está situado a 1590 metros sobre el nivel del mar. Tiene un promedio de 355 mm de precipitaciones por año. La temperatura del aire varía de +2 ° hasta +28°С. La temperatura más alta registrada de esta región fue +42°С, y la temperatura mínima de invierno puede bajar hasta -19°C bajo cero. En el sur y oeste de la ciudad predomina el relieve montañoso, en el este y norte se encuentran las llanuras fértiles.

Historia.
Se puede seguir la historia de Isfaján a partir del paleolítico. Durante las últimas excavaciones arqueológicas han sido encontrados los artefactos que se refieren a la época del paleolítico, mesolito, neolítico, el período de bronce y de hierro.

Ya en 3 milenio a.C. la ciudad que conocemos ahora como Isfaján, se mencionaba por los autores antiguos, pero bajo otro nombre - Aspandana. Desde entonces mucho ha cambiado, la ciudad ha tenido que sobrevivir mucho, al igual como muchas otras ciudades, cuya edad alcanza 2500 años (la cifra de verdad no pequeña). La historia de Isfaján está llena de acontecimientos del grado distinto y carácter distinto, unos de ellos han ayudado a Isfaján alcanzar la potencia y prosperidad, los otros han traído consigo sólo el miedo, odio y destrucciones.
El antiguo Isfaján formaba parte del imperio Elamita. También tenía mucha importancia en el reino de Media. Más tarde la provincia se integró en el poderoso imperio Aqueménida, y después de que Irán se había liberado del poder de Alejandro Magno fue sometida por las fuerzas de Arsácidas y luego formó parte del Imperio Parto. En el tiempo de los Sasánidas en Isfaján gobernaban los miembros de siete familias nobles iranís, que ocupaban los altos puestos cortesanos. Además, en aquel período Isfaján era un importante centro militar con las fuertes edificaciones defensivas. En los alrededores de la ciudad vivían muchos judíos y cristianos.

En el siglo 7 después de la derrota definitiva de Irán la ciudad fue conquistada y sometida por los árabes, que se esforzaron mucho para difundir aquí sus tradiciones culturales.

En el siglo 11 durante la gobernación de Melik-sha Isfaján era la capital del imperio de la dinastía Selyúcida; el siglo 11 para Isfaján también era el tiempo, cuando aquí vivía y trabajaba Avicena, un gran científico del Oriente. Luego en el siglo 13 la ciudad sobrevivió la derrota causada por el feroz ejército mongol.

En 1387 la ciudad fue invadida por el ejército de Amir Timur, que conquistó Isfaján y obligó a la población pagar los enormes impuestos, lo cual provocó protestas encarnizadas por parte de sus habitantes. El descontento y la indignación se convirtió en la insurrección armada de los representantes de las pobrísimas capas de la población urbana y los artesanos, que fue cruelmente aplastada por los conquistadores. La cantidad de las víctimas de este sangriento matadero superó 70 mil personas.
Los siglos 16 - 18 eran para Isfaján más significativos y productivos que los demás. En este período durante la gobernación del sha Abbas I la ciudad de nuevo recibió el status de la capital de la Persia y, al hacerse famosa, alcanzó la grandeza y el refinamiento. En la ciudad fueron construidas las mezquitas, se arreglaron los parques y bibliotecas. Entonces los persas empezaron a llamarla «la mitad del mundo», puesto que ver Isfaján en aquel tiempo significaba ver la mitad del mundo - había tantas cosas en esta ciudad, que por su singularidad y belleza incomparable le sorprendían a cualquiera, que llegara a estas tierras; especialmente los europeos experimentaban el sentimiento de la verdadera alegría y arrebatamiento, cuando visitaban esta ciudad. Isfaján tenía mucha importancia administrativa y económica en el territorio de todo Irán Central. A propósito, su nombre árabe deriva de las palabras "ejército" o «campamento militar».

En 1597 Isfaján fue declarado la capital del estado de los Safávidas. Aquí estaba situada la residencia del sha iraní Abbas I, que formó en este territorio un fuerte imperio que prosperaba. El número de la población de la nueva capital crecía cada día, ya a mediados del siglo 17 alcanzó más de 600 mil personas. Al mismo tiempo la ciudad comenzó a reconstruirse activamente y se edificaron los nuevos edificios, que hasta ahora alegran la mirada del visitante por su grandeza y carácter monumental.
La cantidad enorme de las construcciones apareció en el territorio de Isfaján durante la gobernación de los Safávidas. Entre ellos se destacan los puentes de Allaverdi-kan y Pol-Hadju, la plaza Meydane-sha, en la que están situadas la famosa mezquita del jeque Lotfolla (1603) y la mezquita de Sha (1612), la construcción del portal del Keysarie-bazar, el palacio Ali-Kapu, la madraza de Madare-sha, también el edificio de la escuela de derviches que se llama Sha-Hussain. Todos ellos están decorados con el mosáico esmaltado, característico para la decoración del estilo oriental.
Además, durante la gobernación de la dinastía de los Safávidas la ciudad representaba no sólo el centro de la arquitectura medieval, sino que también aquí se desarrollaba con bastante éxito la fabricación de alfombras, la producción de cerámica. Las alfombras, que se tejían aquí, eran unas de las más famosas en todo Irán y sorprendían por la belleza de su diseño. A finales del siglo 16 - principios del siglo 17 en la corte del sha Abbas I se formó la escuela de la miniatura artística de Isfaján reconocida como una de las mejores en Irán.

En 1722 después de largo asedio Isfaján fue conquistado por los afganos, a consecuencia de que la mayor parte de la ciudad se convirtió en las ruinas. Este acontecimiento desagradable y también el descubrimiento de las nuevas vías marítimas, más baratas para el comercio, aportó a la declinación paulatina de la ciudad.

La segunda mitad del siglo 20 se caracteriza para Isfaján por el desarrollo de tales ramas de la industria, como las industrias alimenticia, textil, química y de cemento. A principios de los años 70 en los alrededores de la ciudad comenzó la construcción de un gran combinado metalúrgico, su proyecto propusieron los arquitectos soviéticos. En 1960-1990 Isfaján se hizo el segundo después de Teherán centro económico de la república.

Isgajбn en el siglo 21.
Ahora Isfaján es la tercera ciudad más grande de Irán. Aquí también están desarrolladas la fabricación de alfombras, la industria textil y de acero. Ahora la fábrica de acero de Isfaján es una de las más grandes del país. En Isfaján está situado el experimental reactor nuclear, funciona una gran fábrica petrolera, la base de las fuerzas aéreas y la fábrica de construcción de aviones HESA, en la cual se hace el avión ucraniano-iraní Ir-An-140, están creadas las condiciones para la producción del combustible nuclear. Aquí está desarrollado el sistema de la instrucción pública, la universidad de Isfaján es famosa en todo Irán. Activamente se desarrolla el turismo.
En la ciudad funciona el aeropuerto internacional y en poco tiempo se pondrá en funcionamiento la primera línea de metropolitano.
La megápolis Isfaján incluye las ciudades Nadjafabad, Hane-Isfaján, Homeini-Shahr, Shahin-Shahr, Zarrin-Shahr y Fulad-e-Mobarake.
La capital del Irán medieval hoy entra en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Curiosidades.
El puente del Si-o-se Pol (o el puente del Allaverdi-kan). En la traducción del persa el nombre del puente construido sobre el río Zayende-Rud, significa «el puente de 33 arcos». Es uno de 11 puentes de isfaján. Se llama así por 33 arcos, que lo componen. Su construcción acabó en 1602; el puente conectó la ciudad Isfaján con la colonia armenia Djulfa. El segundo nombre del puente le fue atribuido en honor del visir de sha y el jefe militar de origen georgiano Allaverdi-kan Undiladze, que en realidad y dirigía su construcción. La ubicación del puente y aquel hecho que de todos los puentes históricos éste se encuentra más cerca a la plaza de Imám, le propicia la popularidad indudable entre los turistas, así como los habitantes del lugar. El puente Si-o-se Pol es el más largo de todos otros puentes históricos, es de 298 metros. Cerca de la orilla norte del río se encuentra la chaijana (salón de té) tradicional que acoge a cualquiera que desee visitarla.

El puente Hadju. Es el puente más hermoso de Isfaján, construido por la orden del sha Abbas II en 1650. Fue erigido sobre el fundamento de un puente más viejo de la época Timúrida; su longitud alcanza 132 metros, la parte transitable es de 7,5 metros de ancho, el puente cuenta con 23 arcos de 14 metros de altura. Además de todo esto el puente Hadju sirve también como presa que mantiene el nivel del agua en el río Zayende-Rud. La última vez lo restauraron en 1873. El puente se encuentra a 1,8 kilómetros al este del puente Si-o-se Pol y une las orillas del río cerca de las plazas Hadju y Feiz. Dos galerías de dos pisos y tres pabellones hermosos - por uno en cada orilla y uno que está en el centro del puente, dan al puente Hadju el refinamiento especial, lo cual lo convierte en uno de los puentes más remarcables y hermosísimos que están sobre el río. Se puede observar un espectáculo especialmente asombroso en el ocaso y después de él, cuando antes de la puesta del sol, sus últimos rayos iluminan esta hermosa construcción; por la tarde se enciende, como mil velas, la iluminación brillante, y todo hace ver su absoluta elegancia y harmonía por estar tan perfectamente insertado en el valle del río. En el puente se encuentra también el pabellón octagonal, en el que antes pasaban el tiempo sin ninguna preocupación los más fuertes de este mundo - los shas de Irán, tomando tranquilamente el té y admirando el hermoso ocaso - el espectáculo, que aspiran ver muchos turistas que llegan aquí.

El puente Shahrestбn. Es el más viejo de los puentes que se han conservado hasta hoy en día sobre el río Zayende-Rud. Se encuentra aproximadamente a cinco kilómetros del puente Si-o-se Pol más abajo por la corriente. La construcción de este puente se remonta al siglo 12, sin embargo se considera que antes en este lugar estaba situado otro puente, más antiguo, construido posiblemente en los siglos 3-7. Se puede traducir su nombre como el puente "Estatal". Es muy interesante que sea el único de todos los puentes, que no cumple, aparte de su función principal, la función de la presa. Por su forma él parece sencillo y sin pretensiones, lo que es la causa principal de su impopularidad entre los turistas. Pero el hecho es que durante su construcción, los constructores no poseían aquellas prácticas y no tenían aquella maquinaria, que usarían más tarde sus "colegas". Las construcciones de aquel tiempo eran sólidas y macizas, por eso este puene resultó muy voluminoso y pesado. Pero, con todo eso, este factor no indica que no merezca la pena visitarlo. En la actualidad el puente Shahrestán cumple las funciones puramente decorativas.

La catedral Vank. Es el templo de la iglesia armenia situado en el barrio armenio Nueva Yulfa. El nombre completo de la catedral es la Catedral de Hermanas Santas. Es interesante que la palabra «vank» se traduce del armenio como la "catedral", pero para los iranís esta palabra se hizo el nombre propio, y más tarde para los extranjeros en todas las lenguas del mundo en el nombre de la catedral empezó a figurar la palabra «Vank», sin embargo los armenios mismos no se ofenden con los iranís por tal tautología. La catedral fue construida entre 1606 y 1655 usando el contraste de los estilos cristiano y musulmán. A pesar de la modestia de la decoración exterior, dentro se puede percibir todo el lujo de las iglesias bizantinas. Cerca de la catedral se eleva el monumento al monje armenio Hachatur Kesaratsi, que fue el primero que había imprimido el primer libro en Irán, por supuesto en el idioma armenio, sin embargo no es tan importante en que lengua fuera escrito, puesto que esto no influye sobre el hecho mismo de la prioridad. El monje mismo y sus compañeros imprimían libros con los motivos bíblicos en una máquina tipográfica construida por ellos mismos.
Cerca de la catedral está situado el museo, en el que es posible ver no sólo el primer libro tipográfico iraní, sino también el decreto de 1606 firmado por el sha Abbas I el Grande que permite la creación del barrio armenio Nueva Yulfa, y algunos decretos posteriores de Abbas I y sus descendientes, que prescriben a los musulmanes iranís comportarse amistosamente con la diáspora armenia, también se puede ver aquella misma máquina tipográfica de Hachatur Kesaratsi. Además de esto en el museo hay más de 700 libros medievales manuscritos, solamente algunos de ellos son accesibles para los visitantes. Una parte de la exposición está dedicada al culto cristiano - se exponen vestimentas de iglesia, vasos, íconos. Hay también unos gobelinos y los cuadros europeos, traídos aquí por los comerciantes armenios. Además se pueden ver unos objetos expuestos completamente exclusivos, tales como el libro más pequeño (tiene tamaño de moneda) y el cabello dorado (lo más probable femenino), sobre el que está grabada la cita de la Biblia (naturalmente en el armenio). Ver la iscripción se puede sólo por microscopio.

La plaza de Imбm Jomeini. El antiguo nombre de la plaza es la Plaza Nahsh-e Yahan (que significa «el mapa (o el Retrato) del Mundo»), y hasta 1979 el complejo se llamaba la Plaza de Sha. La plaza está situada en el centro del Isfaján histórico, en la región Golbahar. En la parte sur de la plaza está situada la Mezquita de Imám, en el oeste - el Palacio Ali Kapu, en el este - la Mezquita del Jeque Lotfalla, en el norte - el Gran bazar. Después de la revolución Islámica en la plaza cada viernes se realiza la oración de viernes. La plaza se estira a 560 metros del norte al sur y a 165 metros - del oeste al este. El aspecto actual de la plaza se formó en el siglo 16, cuando Isfaján era la capital del Imperio Safávida. En 1589 el sha Abbas I, al haber trasladado la capital a Isfaján, comenzó aquí una construcción activa. Antes la plaza se usaba también como el estadio para jugar al polo de caballos, lo que pasaba directamente bajo las ventanas del palacio de Ali Kapu. Es interesante que los episodios del juego se hicieran el tema predilecto de las miniaturas iranís. En la actualidad a lo largo de la plaza se sitúan hileras de tiendas comerciales y de recuerdo, y en la plaza misma se encuentran las fuentes. Ahora la plaza entra en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La mezquita del Jeque Lotfolla. Esta mezquita se construyó durante 17 años - de 1602 a 1619 por la orden personal del sha Abbas I. Está situada en el centro de Isfaján en la parte oriental de la Plaza de Imám. De hecho, el jeque Lotfolla era el suegro querido del sha Abbas I, la mezquita fue erigida en su honor. El jeque Lotfolla vivía en aquel tiempo en Líbano y se consideraba uno de los más destacados teólogos y predicadores chiíes. El arquitecto de esta magnífica construcción era Muhammad Reza Isfajani. Gracias a él la mezquita impresiona no sólo por dentro, sino también por fuera. La mezquita tiene también otro nombre - la mezquita Femenina. Esto se explica así - hace tiempo en ella rezaban las mujeres y concubinas del sha, para las que incluso excavaron un especial paso subterráneo, a través del que pasaban del palacio de Ali Kapu a la mezquita, evitando la plaza ruidosa de la ciudad. En la actualidad la mezquita cumple principalmente las funciones del museo. El rasgo interesante de esta mezquita consiste en que ella es casi la única, que no tiene minarete, también aquí se puede ver el fenómeno de “la cola de pavo real”. En el mismo centro de la cúpula es posible ver los contornos del pequeño pavo real, que ha espadañado por la cúpula su hermosa cola irisada de muchos metros de largo. Tal efecto se explica por aquel hecho que en la cúpula hay una pequeña abertura, y la luz que entra a través de ella, se extiende por la cúpula, creando una impresión insólita. Dicen que en la Edad Media la ubicación de la abertura para este fin se calculaba por los más destacados matemáticos y esto costaba muy caro, por eso permitirse pagar tales cálculos podían sólo los shas.

La mezquita de viernes (la mezquita Juma). Esta mezquita catedral está destinada a la oración colectiva, que se realiza por toda la comunidad musulmana al mediodía de viernes. Como regla, la mezquita de viernes es la mezquita más grande de la ciudad, puesto que dentro de ella deben caber muchas personas que rezan - hasta algunas centenas o millares. En general las mezquitas de este tipo represantan el considerable valor arquitectónico. La mezquita de Isfaján no es una excepción. Su historia comienza en el siglo 11, cuando los turcos-selyúcidas construyeron aquí la mezquita de viernes en lugar del antiguo templo de zoroastristas. La mezquita de los selyucidas estuvo situada en este lugar casi 100 años, pero, por desgracia, prácticamente toda la mezquita se ha quemado, dejando después de sí sólo dos cúpulas grandes. En 1211 comenzaron a reconstruirla activamente y la acabaron sólo en el siglo 18. En la actualidad hacen trabajos de restauración solamente de vez en cuando.
En el patio interior de la mezquita hay cuatro portales (aiwanes), que dan a cada una de las partes del mundo. Cerca de cada uno los portales están situadas las galerías cubiertas y los locales, en algunos de ellos se permite la entrada libre, algunos se puede ver sólo a través de las rejillas de ventilación o la ventana, y a algunos (en general los que se sitúan en la parte norte) el acceso está completamente prohibido - allí se encuentran las tumbas de las personas veneradas, y los turistas no deben molestarlas.

El palacio Ali Kapu. El palacio Ali Kapu que significa «la Puerta de Ali» está situado en la plaza de Imám Jomeini y se queda en la memoria más que todas otras estructuras. A pesar de su diseño bastante sencillo, en él hay algo atrayente e insólito que hechiza a los turistas que vienen para verlo. Él representa un cubo grande con la decoración no muy expresiva de las paredes de ladrillo, le han cortado la mitad de su parte superior y han construido allí una enorme veranda. 18 esbeltas columnas de madera apoyan la estructura del palacio, su altura llega a 48 metros. Pero la singularidad de la Puerta de Ali consiste, sin embargo, no sólo en su aspecto exterior. Es que el palacio tiene un rasgo muy insólito, en sus paredes vive, se puede decir, una magia inexplicable y desconocida por la gente, por mucho que estudien su fenómeno no la pueden explicar. Se puede llamar este milagro como un "teléfono" original. La esencia de su funcionamiento consiste en lo siguiente: Si dos personas se ponen en las esquinas opuestas de la sala pequeña del palacio (se puede distinguirlas fácilmente de las esquinas "no mágicas" por el color - los numerosos investigadores de este milagro a lo largo de los siglos los han hecho casi negros) y empiezan a hablar susurrando en la esquina, de una manera incomprensible oirán uno a otro, a pesar de que entre ellos hay algunos metros de espacio bastante animado. Es curioso que las personas, que animan este espacio, no oigan, sobre qué habla la pareja en las esquinas.

La mezquita de Imбm (o la Mezquita de Sha). Esta mezquita es la mezquita más grande de Isfaján, está situada en la parte sur de la plaza de Imám, la superficie de la mezquita compone 20.000 m ². Además, los minaretes de 42 metros de alto y la cúpula principal con 52 metros de altura convierten la mezquita de Imám en la construcción más alta de la ciudad. La mezquita representa un modelo destacado de la arquitectura islámica del culto. En todo caso, rara vez se puede ver un conjunto tan entero, proporcional y armoniosamente decorado. Las paredes interiores de la mezquita están decoradas con los diseños excepcionales, mosáico, ornamento y escrituras, que no dejarán indiferente a nadie. Sin embargo, lo más interesante en esta mezquita se encuentra en el suelo, donde justo en el centro bajo la cúpula se sitúa un pequeño cuadrado negro, sobre el que se amontona constantemente le gente. Es un milagro más de los milagros acústicos de Isfaján. Si ponerse justo en este cuadrado y gritar algo o incluso simplemente decir algo en voz alta, todo lo dicho volverá a quien lo qrite por el eco repetido y muy fuerte que viene de debajo de la cúpula. Pero los que están a algunos metros del cuadrado negro y de aquella persona que grita no oirán nada.


© Este material pertenece a la compania "Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material solo con permiso del autor.

atras

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?