Historia de Irán. Segunda parte.


La Primera Guerra Mundial, en la que la Gran Bretaña y Rusia se habían aliado contra Alemania y el Imperio Otomano, agudizó los problemas de política exterior de Irán. Irán declaró la neutralidad, pero el ejército ruso ocupó la parte norte del país y participó en los combates contra el ejército turco en el territorio iraní, mientras que el ejército británico usaba el sur de Irán en calidad de la base para el ataque y la toma de la provincia otomana Irak. Los diputados del medjlis tuvieron que huir de Teherán para evitar el arresto por los ingleses y los rusos. La revolución de 1917 en Rusia y la formación de la URSS en 1922 eliminaron por algún tiempo la amenaza procedente del norte, pero no eliminaron el caos político que crecía dentro del país. En 1919 la Gran Bretaña intentó infructuosamente establecer su protectorado sobre Irán, y en 1921 apoyó el golpe de estado, uno de que organizadores del cual era el politico probritánico y periodista Seid Ziya-ed-din Tabatabai.

Los últimos shas de Irán - Pahlavi.
Uno de los participantes del golpe de 1921 fue Reza-kan, el jefe de la brigada de élite de caballería, la única fuerza real de oposición militar en el país. Hacia 1925 fueron liquidados los movimientos cismáticos y separatistas en las provincias y reorganizado el ejército nacional.
El objetivo inicial de Reza-kan era la proclamación de la república, pero sus planes se enfrentaron con la resistencia por parte del clero chiíta, que temía que los poderes republicanos establecieran el régimen laico. No obstante, Reza-kan pudo convencer a la dirección religiosa y el medjlis para derrocar la dinastía de los Kayares y proclamarlo a él el primer sha de la nueva dinastía - Pahlavi.
Reza-sha Pahlavi (gobernó 1925-1941) apoyó el programa de la industrialización, realizó las inversiones directas estatales en la producción industrial y concedió las distintas franquicias fiscales a los depositantes privados. Se elaboraron los programas de construcción de las carreteras, puertos y la red nacional de ferrocariles, la creación de la cual se financió de los medios recogidos gracias al impuesto especial sobre el té y azúcar. Durante la gobernación de Reza-sha se concedió mucho dinero al nuevo ejército iraní, se estableció el servicio militar universal para los hombres en un plazo de dos años.
En las relaciones internacionales Reza-sha se estrechó con Alemania, Francia y los EEUU. Cuando en Europa empezó la Segunda Guerra Mundial los vínculos estrechos con Alemania hitleriana se hicieron la causa de rozamientos con la Gran Bretaña, y después de que en 1941 se hubieran aliado la Gran Bretaña y la URSS, ellos presentaron a Irán el ultimátum exigiendo expulsar del país a los especialistas alemanes. Cuando el sha tardó con la respuesta, las dos potencias ocuparon Irán, habiendo aplastado la resistencia del ejército iraní. Reza-sha tuvo que abdicar el trono, y fue exiliado a la Unión sur-africana bajo la vigilancia de los poderes ingleses. De acuerdo con la Gran Bretaña y la URSS el trono lo ocupó el hijo del antiguo monarca Mohammed Reza Pahlavi (gobernó 1941-1979). La ocupación de Irán continuó hasta 1946, asegurando el movimiento por el ferrocarril Transiranio, que vinculaba los puertos del golfo Pérsico con las carreteras del Cáucaso soviético. En 1942 los EEUU enviaron a Irán el cuerpo de 30 mil personas, cuya labor principal era la protección de las vías de transporte.
Después de haber terminado la guerra el ejército soviético se quedó en la provincia Azerbayán, donde, tanto como en el Kurdistán Iranio, se formó el gobierno títere prosoviético.
Durante la Segunda Guerra Mundial la situación política en Irán se quedaba estable. Con la terminación de la gobernación de Reza-sha el medjlis de nuevo se convirtió en la fuente independiente del poder. Se crearon las numerosas agrupaciones políticas que reflejaban los intereses de las fuerzas distintas. Uno de los más autorizados era el partido marxista Tude. Su táctica de movilización de la población a los mítines y las manifestaciones, la búsqueda activa de los socios políticos, la edición del periódico propio poco a poco fueron adoptados por otros partidos políticos.
En el período de posguerra en Irán comenzó la elevación del movimiento nacional vinculado con la lucha por la nacionalización de la industria de petróleo. A la cabeza del movimiento estaba la Frente Nacional con Muhammad Mossadek elegido como el primer ministro del país. La acta, aprobada por el medjlis, sobre la nacionalización de la industria de petróleo (1951) se percibió por la Gran Bretaña como un precedente peligroso, ella organizó el boicot internacional del petróleo iraní. En agosto de 1953 como resultado del golpe militar, realizado con la ayuda de los EEUU, el gabinete de ministros fue destituido del poder, Mosaddek fue arrestado, a Irán volvió el sha, que antes había abandonado el país. Se formó el consorcio Internacional de petróleo, en el que habían entrado las compañías mayores de petróleo de los EEUU e Inglaterra. Después del golpe Irán comenzó a usar activamente la ayuda americana militar y económica, y a partir de mediados de los años 50 atraer el capital extranjero privado para el desarrollo económico.
En los años 60 se realizó una serie de reformas económicas y sociales que recibieron el nombre de «la revolución blanca», una de las direcciones principales de la que era la reforma agraria. Fue liquidada la gran propiedad agraria de los terratenientes que se fundaba en el uso de aparcería. Los crecientes ingresos de petróleo se usaban para realizar la industrialización, el estado compraba las empresas "llave en mano", en la base del uso de las tecnologías extranjeras surgieron las nuevas ramas - la química petrolera, industria automovilística, producción de electrodomésticos, metalurgia. Se perfeccionaba la infraestructura económica y social. A las mujeres les concedieron los derechos electorales, comenzó a realizarse el programa de liquidación del analfabetismo entre la población adulta, se introdujo la paga mínima de trabajo, se extendió el seguro social de la población. Sin embargo la modernización de la esfera económica no se acompañaba de la modernización política, el régimen se hacía cada vez más autoritario, la oposición se aplastaba cruelmente. En la política exterior el sha, aunque se quedaba aliado con Occidente, a partir de mediados de los años 1960, trató de asumir una posición más independiente. Con su política independentista Mohammed Reza Pahlavi provocó el descontento de sus copartícipes occidentales, que empezaron a criticarlo por la forma del gobierno autoritaria, la violación de derechos humanos y la intensificación de la potencia militar. La administración del presidente Cárter de los EEUU, que había llegado al poder en 1977, asumió respecto al régimen iraní una posición atenta y empezó a establecer los contactos con las distintas grupos de oposición que se basaban en los EEUU. Desde los principios de los años 1960 el clero chiíta tomó parte activa en las intervenciones antigubernamentales. Uno de sus líderes, el ayatolá Ruholla Musavi Jomeini, reprobaba en sus sermones la política exterior e interior del sha, incluyendo la reforma agraria y la concesión de los derechos electorales a las mujeres. El arresto de Jomeini en 1963 provocó las manifestaciones de masas en varias ciudades. Posteriormente Jomeini fue liberado de la cárcel, en 1964 de nuevo fue arrestado, y luego exiliado del país. En 1965 el gobierno de Irak le permitió a Jomeini establecerse en En-Nadyaf, el centro de la peregrinación y la educación de los chiítas. En el exilio el ayatolá seguía manteniendo relaciones con sus partidarios en Irán y otros países. En 1965-1977 los discípulos de Jomeini formaron la base de la organizada oposición contra el sha. Al mismo tiempo otras fuerzas oponentes al poder, incluso la Organización de los muyahides del pueblo iraní y la Organización de los fedayes del pueblo iraní, desenvolvieron la lucha clandestina en las ciudades y recibieron el apoyo de los regímenes radicales árabes, de la Organización de la liberación de Palestina y la URSS.
Hasta 1978 el gobierno con la ayuda de la policía secreta podía contener la actividad de diferentes grupos y organizaciones de oposición. Durante 1978 las manifestaciones contra el sha abarcaron todo el país. Hacia finales del año las huelgas de obreros y estudiantes paralizaron la economía. El ejército enviado para aplastar las demostraciones masivas, se juntó a los manifestantes. En enero de 1979 el sha se exilió voluntariamente y abandonó Irán. Dos semanas después Jomeini volvió al país. El 11 de febrero de 1979 el ejército declaró su neutralidad respecto a la lucha política de los revolucionarios con el régimen dirigente, lo que predeterminó el destino de la monarquía.

La República islámica de Irán.
Antes del derrocamiento de la monarquía por iniciativa de Jomeini se formó el consejo Islámico revolucionario que asumió las funciones legislativas, y el Gobierno provisional bajo la dirección de Mejdi Bazargan, el líder del partido «el Movimiento por la libertad de Irán». Dos semanas después del derrocamiento del régimen de sha se creó el Cuerpo de los guardianes de la revolución islámica, el cual se hizo el contrapeso al ejército y era la fuerza militar del clero; el clero empezó a apoyarse en el Cuerpo de los guardianes de la revolución islámica para conquistar paulatinamente las posiciones en la estructura del poder estatal.
El primer paso en esta dirección era el referéndum celebrado en marzo de 1979. En el referéndum se hacía una sola pregunta: ¿Si está de acuerdo sustituir la monarquía de sha por la república Islámica?». El 1 de abril de 1979 Irán, conforme a los resultados del referéndum, fue proclamado la república Islámica. En diciembre en el referéndum universal se aprobó la nueva constitución, que capacitó al clero dirigir el país y declaró a Jomeini como el fakij (Dirigente) vitalicio.
En noviembre de 1979 los radicalmente dispuestos estudiantes iraníes, que se llamaban "seguidores de la política del imám», capturaron la embajada de los EEUU en Teherán y declararon a su personal como rehenes. El objetivo de los extremistas era el regreso del sha a Irán para acusarlo ante el tribunal. En respuesta los EEUU pararon la importación del petróleo iraní y congelaron las cuentas iraníes en los bancos americanos. Bazargan dimitió, después de las elecciones en el medjlis Ali Radjai se hizo el primer ministro. A pesar de la muerte del sha, no se liberó a los rehenes americanos. En 1980 con la intermediación de Argelia y el primer presidente de República islámica de Irán Abolhasan Banisadr (elegido en enero de 1980) elaboraron un acuerdo, según el que los americanos se liberaban a cambio de descongelación de los activos iraníes. La realización del acuerdo fue bloqueada por los partidarios de la línea dura, que luchaban por la derrota de J. Cárter en las elecciones presidenciales en los EEUU, las cuales se celebraron en noviembre. Los rehenes fueron liberados durante la inauguración de Ronald Reagan el 20 de enero de 1981.

La guerra con Irak (1980-1988).
La guerra con Irak, que había comenzado en septiembre de 1980, agudizó las contradicciones entre diferentes fuerzas políticas, especialmente en cuestión de la intervención directa del clero en la dirección del país. La línea de Banisadr para restringir tal intervención, fue apoyada por la Organización de los muyahides del pueblo iraní (Modyahedine Jalk). Después de la intervención de los muyahides en junio de 1981 el medjlis le declaró el impeachment a Banisadr. Por la instrucción de Jomeini él fue destituido y con la ayuda de los muyahides huyó del país. En julio se celebraron las nuevas elecciones presidenciales, en las que ganó el primer ministro Radjai, y el puesto de primer ministro lo ocupó Mohammed Yabar Bajonar. A finales de agosto Radjai y Bajonar fueron asesinados en resultado de la explosión de bomba, la responsabilidad por el atentado el gobierno la cargó sobre los muyahides. En octubre hodyat-ol-eslam Seyed Ali Jamenei se hizo el presidente, el puesto del primer ministro lo ocupó Mir Hosein Musavi. En agosto de 1985 Jamenei fue reelegido al puesto del presidente. El gobierno declaró la islamización de la sociedad y la liberación de la influencia del Occidente como tarea principal. Los millares de los iraníes que habían recibido la educación laica, emigraron a Turquía, Europa y América del Norte. Las normas islámicas se introducían en la vida cotidiana, vida social, el sistema político, en la economía. La efectuada revolución cultural por la labor principal ponía la introducción de las normas islámicas en la enseñanza.
La guerra continuó durante 8 años, sin haber traído la victoria a ninguna de las partes. Las pérdidas totales de las destrucciones se valoran en 300-350 mil millones de dólares; los golpes especialmente fuertes recibieron los objetos de la industria petrolera en el sur del país. Durante la guerra Irán tuvo que estacionar 1,5 millones de emigrantes procedentes de las regiones de operaciones militares. Además, durante los mismos años 2,3 mln. de los refugiados de Afganistán se instalaron en el país.
En 1988 Irán consintió el cese de hostilidades.

Irán en los tiempos de Rafsanjani
Entonces el país tenía que resolver los problemas de reconstitución de la economía destruida. De nuevo se acaloraron las divergencias en cuestión de las vías del desarrollo. El partido republicano islámico, que había jugado el papel del coordinador de todas las agrupaciones del clero, fue desconvocado (1987), para resolver las contradicciones entre el medjlis y el consejo de observación Jomeini permitió formar un órgano conciliatorio adicional, en su vida comenzaron a elaborar el primer plan quinquenal que se hizo la base legislativa de la nueva política económica. Irán empezó a aplicar los esfuerzos para restablecer contactos con los países del golfo Pérsico, ante todo con Kuwait y la Arabia Saudí.
Jomeini falleció el 3 de junio de 1989. El Consejo de los expertos elegió a fakij Seyed Ali Jamenei como su sucesor. En julio se celebraron las nuevas elecciones presidenciales y el referéndum para hacer enmiendas en la constitución, una de las enmiendas más importantes era la anulación del puesto de primer ministro. El speaker del medjlis Ali Akbar Hashemi-Rafsanjani fue elegido al puesto del presidente. El gobierno de Rafsanjani comenzó a realizar la política de la liberalidad económica, restringiendo la intervención del estado en la economía, él consiguió que el medjlis y Consejo de observación permitiera el uso del capital extranjero. La liberalidad de los precios y el programa de la privatización realizados a principios de los años 90 llevaron a una serie de manifestaciones en las ciudades del país, pero en general el programa económico del gobierno fue apoyado; en las elecciones parlamentarias, celebradas en primavera de 1992, los partidarios de Rafsanjani recibieron más de 70 % de los votos.
Después de la agresión iraquí contra Kuwait en agosto de 1990 Irak concertó la paz con Irán, habiendo reconocido sus pretensiones, después de lo que se restablecieron las relaciones diplomáticas bilaterales. Irán reprobó la invasión de Kuwait y observaba las sanciones de la ONU contra Irak, sin embargo al mismo tiempo se manifestó contra la expansión de las fuerzas multinacionales encabezadas por los EEUU en la zona del golfo Pérsico e insistía en la retirada de la región de todo el ejército extranjero. En junio de 1991 los EEUU recomenzaron la importación del petróleo iraní, pero continuaron la política de limitación de las ventas de nuevos pertrechos a Irán. Las relaciones con los estados del golfo Pérsico se quedaban tensas debido al conflicto por tres islas en el golfo (Abu-Musa, Tombe-Bozorg y Tombe-Kuchek).

La actividad de Jatami.
La liberalidad económica de la sociedad reforzó las exigencias por la democratización de la vida social y política, y por progreso en las relaciones con la comunidad mundial. El resultado de estas exigencias fue la elección al puesto del presidente en 1997 de Hodyat-ol-eslam Mohammed Jatami - el partidario de las reformas y mejoramiento de las relaciones con el Occidente. Jatami adelantó la concepción «del diálogo de las civilizaciones», realizando paso a paso la política del mejoramiento de las relaciones de Irán con la comunidad mundial. La política de Jatami, que era el líder de las fuerzas reformadoras, encontró el apoyo entre la población del país, los reformadores constituyeron la mayoría de los elegidos en el medjlis de la sexta convocación (en 2000). En 2001 Jatami de nuevo fue reelegido al puesto del presidente. Durante la actividad de Jatami se activó evidentemente la vida de partido, la prensa se hizo más independiente. La vida pública aceptaba las formas cada vez más democráticas y civilizadas. Cada vez más la influencia europea penentraba en la vida cotidiana, ética laboral, cultura y las relaciones económicas.
En la política exterior el gobierno de Jatami seguía las normas de uso general, en cuanto a las operaciones antiterroristas militares en Afganistán e Irak, asumió la posición neutral, pero se opuso a la estancia del ejército extranjero en los países, vecinos a él.
Sin embargo, el gobierno de Jatami no consiguió alcanzar los cambios decisivos en el aumento de nivel de vida de la población, en la creación de una sociedad verdaderamente civil. Los proyectos de ley aportados por Jatami, que debían cambiar la correlación de fuerzas en beneficio de los órganos republicanos, no fueron aceptados debido a la posición de los conservadores. A pesar de la aprobación de las acciones de los EEUU en Afganistán e Irak, las sanciones americanas contra Irán, introducidas a mediados de los años 90, no fueron anuladas, lo cual se estimaba por los conservadores como los errores de la política exterior del gobierno de los reformadores. Los resultados de las elecciones municipales (2003) ya mostraron la disminución de popularidad de los reformadores, en las elecciones en el medjlis de la séptima convocación (2004) ganaron los partidarios de los conservadores.
En Irán diferentes partidos y grupos siguen discutiendo por las vías del desarrollo tanto político, como económico. Unos de los neo-reformadores que han llegado al poder en el medjlis declaran que el modelo japonés es uno de los más perspectivos para Irán, otros prefieren el modelo chino. Irán se encuentra en el período crítico del desarrollo histórico, en el que lo principal no es la elección del modelo económico, sino el establecimiento de una correlación de los comienzos laicos y religiosos en el sistema político de la sociedad, que pueda asegurar la posibilidad de modernización completa del país.
El 24 de junio de 2005 en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales ganó el conservador Mahmud Ahmadineyad, que en la actualidad realiza la actividad presidencial en el país.


Historia de Irán. Primera parte.

© Este material pertenece a la compania "Central Asia Travel».
Pueden copiar y usar este material solo con permiso del autor.

atras

SOLICITUD DEL VIAJE

×

Nombre del viaje *

Nombres y Apellidos *

Ciudadania

Teléfono

Skype  

E-Mail * 

Participantes: 

Alojamiento:



Medio de comunicación preferido:

Comentarios y preferencias para el viaje:



Enviar a un amigo

×




Buscar en el sitio

¿QUÉ HAY DE NUEVO?